Un buen año para la inversión inmobiliaria comercial

La inversión inmobiliario en el sector comercial español llegó a alcanzar los 7.300 millones de euros en el 2018. De los cuales 2.370 millones se fueron a oficinas, 1.255 a logística y 3.655 al sector minorista.
Según el informe “Wealth Report” elaborado por la consultora inmobiliaria Knight Frank, la inversión inmobiliario en el sector comercial español llegó a alcanzar los 7.300 millones de euros en el 2018. De los cuales 2.370 millones se fueron a oficinas, 1.255 a logística y 3.655 al sector minorista.

Igualmente el informe muestra que, de toda la inversión realizada, casi tres cuartas partes del capital (el 73%) pertenecía a inversores internacionales. Por lo que da a entender que España, en el último año, se ha vuelto atractiva para la inversión extranjera. Entre los países destacados se encuentra el Reino Unido (18%), Francia (11%), Alemania (10%). Fuera de Europa quien predomina es EEUU con un 13%.

Si es verdad que la mayoría de estos inversores inmobiliarios en España proceden de fondos de inversión (48%), también hay de socimis (29%), compañías de gestión inmobiliaria (7%), promotoras (5%) u otros tipos de inversores privados o corporaciones.

Inversión a escala mundial
Desde un punto de vista mundial, la inversión inmobiliaria también disfrutó de un buen año con un gasto de más de 900.000 millones de dólares. 153.000 fue para retail, 140.000 a industrial y 330.000 a oficinas. Unas cifras que, por lo que parece, seguirán creciendo durante el próximo año. Si nos fijamos en el perfil de los inversores, la mayoría son institucionales. Tras ellos se encuentra la inversión privada y las socimis.

Pero si por algo destaca el estudio realizado por Knight Frank, es el impulso que ha ocasionado el comercio electrónico. Y es que la era digital ha llevado a cambiar las demandas del mercado y ahora el sector comercial busca una propiedad logística o industrial que le permita disponer de almacenaje suficiente para todos sus productos. Si lo comparamos con hace 10 años, la demanda de centros de almacenaje ha aumentado nada más y nada menos que el 55%, es decir un total de 115.000 millones de euros. Unas cifras que dan a entender que, aunque cambien los modelos, el sector sigue creciendo.  Ver noticia...

 

Suscríbete al boletín